¿Cómo puedes cuidar tu salud visual en invierno?


Actualmente nos encontramos inmersos en pleno invierno. Aunque han tardado en llegar, las bajas temperaturas, el viento e incluso las lluvias han hecho acto de presencia. Si no protegemos nuestros ojos adecuadamente ante estas condiciones meteorológicas, podrían causar una serie de daños a nuestra salud visual. A continuación te ofrecemos una serie de consejos para que tus ojos estén en plena forma durante esta época del año.

  • Utiliza gafas de sol homologadas

Utilizar gafas de sol de calidad es primordial para protegernos de la radiación solar tanto en invierno como en verano. En las estaciones más frías del año es cuando el sol está en una posición más baja, por lo que los rayos solares inciden más directamente en los ojos, que pueden provocar un reflejo mucho más intenso e irritación ocular. Debemos subrayar que en estos meses, los ojos reciben tanto la radiación UV directa del sol como la que se reflecta en superficies brillantes como la nieve o el agua y que esta situación puede agravarse en situaciones de nubosidad. De hecho, el índice de radiación UV puede ser igual o mayor que en días soleados, debido a la dispersión que sufre esta radiación a través de las nubes.

gafas-de-sol
¡Protégete del sol con gafas homologadas y de calidad, aunque sea invierno!


  • Excesiva climatización

En estos días, en los hogares, comercios, lugares de trabajo, etc., es habitual que la calefacción trabaje a pleno rendimiento, sobre todo en días de mucho frío. La exposición diaria a este aire sobrecargado puede debilitar nuestra salud visual, generando sequedad ocular o acelerando su aparición, por lo que conviene reducir el tiempo de exposición. Este problema puede verse incrementado en usuarios de lentes de contacto o en lugares con presencia de vapores o humos. Por ello, es fundamental aumentar la lubricación de los ojos a través del parpadeo  continuo o con el uso de lágrimas artificiales o gotas humectantes.

oficina
En épocas de frío, las oficinas suelen utilizar el aire acondicionado para aumentar la temperatura. ¡Hidrata tus ojos adecuadamente!

 

  • Presencia de cuerpos extraños

El viento incesante también es característico de esta época del año. Al pasear por la calle, estamos expuestos a que, ante una racha de aire, se introduzcan pequeñas partículas de polvo en nuestros ojos, que pueden dar lugar a irritación, escozor o lagrimeo. Una buena forma de reducir la probabilidad de que algún cuerpo extraño entre en nuestros ojos sería utilizar gafas de sol de calidad. Con ello conseguiríamos, además de proteger la zona ocular, reducir la incidencia de los rayos nocivos solares y evitar que la lágrima se evapore.

En casos en los que la presencia del cuerpo extraño en nuestros ojos sea evidente, deberíamos lavar inmediatamente la zona con suero fisiológico o agua abundante de una manera suave y  sin frotar.

gotas-ojos
Utilizar lágrimas artificiales es fundamental para evitar la sequedad ocular

 

  • Deportes de invierno

Los amantes de los deportes como el esquí o el snowboard deben proteger su salud visual de manera especial puesto que, debido al ambiente donde se realizan (elevada altitud y presencia de nieve), la radiación ultravioleta aumenta por cada 300 metros un 4%  y puede reflejarse hasta en un 80%.

Un adecuado equipamiento para realizar este tipo de deportes son unas gafas protectoras de calidad especialmente destinadas a este fin, que sean capaz de filtrar el máximo de radiación UV, que sean resistentes a impactos y, al ser posible, polarizadas, para evitar los reflejos de la luz.

En caso de no usar este tipo de protección, el sujeto tendría mayor riesgo a que la “ceguera de la nieve” haga acto de aparición. Se trata de una inflamación de la córnea que se produce por una exposición a la radiación UV del sol sin suficiente protección de la zona ocular. Este problema podría aparecer hasta 12 horas después de la práctica deportiva y entre sus síntomas destacan el lagrimeo constante, dolor intenso, fotofobia, disminución de la agudeza visual y escozor, entre otros.

snowboard
Utilizar gafas de sol protectoras y diseñadas específicamente para deportes de invierno es indispensable para evitar daños en la salud visual

 

¿Tienes alguna duda? Desde Somos optometristas te recomendamos que visites a tu óptico-optometrista. Es la figura profesional sanitaria que detecta, previene y educa sobre las diferentes anomalías que se perciban en el sistema visual y ofrece una serie de soluciones para compensar esos defectos visuales. ¡Acude a tu óptico-optometrista!

Anterior Consejos importantes para evitar riesgos visuales ante el uso de dispositivos electrónicos en niños y adolescentes
Siguiente 10 acciones que no debes hacer si eres usuario de lentillas

1 Comentario