Jovenes présbitas


Todos hemos oído hablar de la presbicia o vista cansada: “Es eso que les pasa a los mayores” y que les impide ver o leer correctamente de cerca y les obliga a usar unas gafas.

Pero esto ha cambiado, ya no son “los mayores”:

  • Nuestro estilo de vida es más activo y las tareas visuales de ámbito cercano se han incrementado exponencialmente, no solo por el uso de nuevos dispositivos como smartphones, tablets u ordenadores portátiles que requieren una mayor demanda visual y una menor distancia de visión sino por su excesivo y prolongado uso en edades de máximo rendimiento laboral.
  • Además la esperanza de vida ha aumentado considerablemente en las últimas décadas lo que implica que cuando alcanzamos los 40 años, estamos solo a la mitad de nuestra esperanza de vida.

Estos dos factores han cambiado el concepto de “présbita mayor” para hablar de “JÓVENES PRÉSBITAS”. Personas jóvenes entre 38 y 48 años, en plena actividad social y laboral que ven reducidas sus capacidades visuales por un desgaste de su sistema acomodativo.

Los ópticos-optometristas queremos tranquilizar a estas personas e insistir en que la llegada de la vista cansada no es sinónimo de vejez. La disminución de la capacidad de acomodación se empieza a producir desde la adolescencia y es a la mitad de nuestra vida cuando lo notamos a las distancias de cerca que habitualmente usamos.

En las secciones adjuntas desglosamos los síntomas, las pautas y las soluciones eficaces que actualmente existen para esta deficiencia natural.