La visión y la conducción


Conducción

¿Sabías que más de la mitad de los accidentes de tráfico podrían evitarse con una revisión visual periódica?

Las distracciones y fatigas visuales provocadas por una visión deficiente de los conductores son las causantes de la mayoría de los accidentes de tráfico, sobre todo en épocas donde más vehículos coinciden en las carreteras, como en vacaciones o puentes festivos. Según estudios recientes, 3 de cada 10 conductores que precisan medios de corrección visuales, como gafas o lentes de contacto, no poseen la graduación que les corresponde, provocando una inadecuada percepción de señales y elementos de la vía, distracciones y errores de cálculo en las distancias respecto a otros vehículos o en las velocidades mantenidas, entre otros.

El 80% de la información que recibe el usuario le llega a través de los ojos y el 90% de las decisiones que toma frente al volante depende de la visión, por lo que esta se convierte así en el sentido más importante a la hora de conducir. Por ello, es necesario acudir al óptico-optometrista al menos una vez al año, para que evalúe las condiciones visuales, especialmente cuando se tenga previsto realizar actividades donde la agudeza visual, la resistencia de los ojos, el campo visual o la adaptación a la oscuridad jueguen un papel fundamental, como es el caso de los desplazamientos de larga distancia.

Anterior Terapia o entrenamiento visual
Siguiente Ergonomía visual: distancia de trabajo