Los 10 mandamientos de la visión en verano


Para evitar o reducir la posibilidad de aparición de daños en la visión durante los días de verano por la mayor incidencia que posee la radiación solar ultravioleta en esta época del año, desde TuOptometrista.com te ofrecemos una serie de consejos y recomendaciones útiles para disfrutar de los meses estivales sin complicaciones. ¡Toma nota!

1) Gafas de sol homologadas. Adquiere tus productos para la protección solar en centros de óptica y optometría, que cuentan con el control sanitario del óptico-optometrista, y desecha las de los bazares, top-manta, regalos de revistas o promociones o las de algunos portales de Internet.

2) Ojo con el aire acondicionado. Utiliza gotas humectantes o lágrimas artificiales para evitar la sequedad ocular e hidratar tus ojos de una manera más eficaz, debido al mayor uso que se realiza del aire acondicionado en los meses de verano.

3) Protección no solo en días soleados. En jornadas nubladas también es fundamental utilizar gafas de sol. Las nubes actúan como prisma y reflejan de manera más difusa los rayos solares. Por tanto, no te fijes en si hay mucho o poco sol, conoce el índice de radiación UV del día y protégete de acuerdo a él. Puedes conocer la clasificación de los Índices UVI haciendo clic aquí.

4) Lentes de contacto, mejor de un solo uso. Si eres usuario de lentillas, plantéate la posibilidad de utilizar variedades desechables diarias. De esta manera evitarás que partículas procedentes de la arena de la playa, el polvo del viento o incluso bacterias del agua salada o del cloro de las piscinas se mantengan en la lente y den lugar a daños oculares como infecciones o conjuntivitis.

5) Bajo el agua, también con protección. Muy relacionado con el punto anterior. En la playa y en la piscina utiliza gafas protectoras totalmente cerradas para evitar que posibles bacterias que puedan existir en el agua entren en contacto directo con el globo ocular.

6) Elige tu filtro ideal. El aumento de tiempo de ocio durante estos meses deriva en un mayor periodo al aire libre. Según el deporte o actividad que realices deberás utilizar un filtro solar que aporte determinadas características que protejan a los ojos de los rayos ultravioletas. Puedes conocer más haciendo click aquí.

7) Vacaciones en la montaña. Si prefieres el interior antes que la costa, debes tener en cuenta que la radiación ultravioleta aumenta en un 10-12% por cada 1.000 metros de subida. En este sentido, el riesgo de padecer quemaduras y lesiones oculares se incrementa notablemente, por lo que es conveniente extremar la precaución con una gafa solar de máximo filtrado.

8) Evita el viento en la zona ocular. Al desplazarte en moto, bicicleta o coche descapotable, es muy probable que entren en el ojo pequeñas partículas o cuerpos extraños que, a corto-medio plazo deriven en molestias oculares o irritación. Por ello, es fundamental utilizar gafas de sol que protejan la zona por completo o, en el caso de las motos, cascos con pantallas, que puedan repeler las motas de polvo, piedrecitas, o cualquier otro elemento que pueda ser transportado por el viento.

9) Sectores de población con mayor riesgo. Extrema la precaución ocular solar en caso de niños, adolescentes, tercera edad, mujeres embarazadas, o personas que se encuentren en tratamiento con determinados fármacos o hayan sido intervenidas de cataratas o cirugía refractiva, ya que su sensibilidad a la luz ultravioleta puede ser mayor que la normal.

10) Gafas polarizadas para una mejor definición. Este tipo de filtros bloquean la luz reflejada y permiten una visión sin reflejos y con colores y contrastes naturales. Además, ofrecen una total protección frente a los rayos ultravioletas y reducen la fatiga ocular.

Desde TuOptometrista.com te aconsejamos acudir al óptico-optometrista si tienes alguna o duda relacionada y visitar en nuestra web la sección correspondiente a la campaña de verano. Recuerda: ¡bajo el sol, toda la familia con protección!

Anterior La exposición solar sin gafas de sol homologadas puede provocar lesiones oculares irreversibles como la ceguera
Siguiente Cómo proteger tus ojos si practicas deporte durante el verano