Ortoqueratología: Reducir ametropías mientras duermes


El uso de lentes de contacto para disfrutar de una visión adecuada durante el día no es posible para todo el mundo. La ortoqueratología u Orto-K es un procedimiento alternativo eficaz para el control temporal y ralentización de la miopía y el astigmatismo como lo avala la evidencia científica hasta el momento con numerosos estudios y que ha ganado reconocimiento a lo largo de los años por su gran éxito.

Está basado en la adaptación programada de lentes de contacto semirígidas RGP de diseño especial y alta permeabilidad. Se utilizan durante la noche, moldean la curvatura de córnea, compensan la graduación y permiten al usuario una adecuada visión durante el día.

Desde TuOptometrista.com te ofrecemos algunas claves sobre en qué consiste este tratamiento y sus características.

En primer lugar, es importante saber que la ortoqueratología es temporal, reversible y debe ser recomendada  por un oftalmólogo o por un óptico-optometrista. Será este profesional sanitario de atención primaria quien determine la adecuación de su uso mediante un diagnóstico previo y unas pruebas de tolerancia y resultados.

OrtoqueratologíaLas indicaciones generales para la aplicación de la Orto-k son:

  • Miopías hasta -6,00 dioptrías y astigmatismos inferiores a 1,75 dioptrías.
  • Miopías evolutivas en adolescentes y jóvenes.
  • Personas con actividades o deportes incompatibles con el uso de gafas o lentes de contacto convencionales.
  • Personas con motivos profesionales a los que se exige una buena visión sin corrección óptica.
  • Pacientes que no quieren o que son excluidos en la cirugía refractiva ocular.

Tras esto, los pasos a seguir para su aplicación son sencillos. Después de un estudio personal exhaustivo, las lentes de contacto seleccionadas se han de colocar antes de dormir y dejarlas durante toda la noche, entre unas seis u ocho horas. Al levantarse se han de retirar, limpiarlas y guardarlas en su envase correspondiente. Gracias a la presión ejercida en la superficie ocular, se observa de inmediato una compensación del defecto visual.

La vida útil de las lentes de ortoqueratología es aproximadamente de un año, según las observaciones del óptico-optometrista y de las pautas de conservación del propio paciente. Respecto al perfil idóneo del usuario, no existe un límite mínimo de edad para recurrir a este procedimiento. Al contrario, se ha demostrado que en la infancia su aplicación puede ralentizar el crecimiento de la miopía.

Las complicaciones potenciales asociadas significativamente con Orto-K son similares a las lentes de contacto de porte diario pero es imprescindible seguir un  riguroso cumplimiento del régimen de cuidado de las lentes y de las revisiones periódicas programadas.

Pacientes y tutores deben realizar una alta vigilancia de posibles signos y síntomas relacionados, bajo control y supervisión del óptico-optometrista.

Si necesitas más información o tienes alguna duda sobre la ortoqueratología, acude a la consulta de tu óptico-optometrista.

Anterior Embarazo y Visión ¿problemas?
Siguiente La exposición solar sin gafas de sol homologadas puede provocar lesiones oculares irreversibles como la ceguera