Presbicia: Soluciones para compensarla – Lentes de Contacto


Si nunca ha usado gafas ni lentillas y aparece la presbicia, con las lentes de contacto no tiene porqué renunciar a su aspecto, a la libertad de visión a todas las distancias ni a ninguna de sus actividades.

Además de las gafas, existen diferentes soluciones a través de las lentes de contacto para compensar los síntomas de la presbicia o vista cansada. Es importante acudir a una revisión visual por un óptico-optometrista que pueda realizar un análisis correcto de esta presbicia para seleccionar y adaptar las lentillas personalizadas más adecuadas.

Consulte con su profesional sobre la mejor forma de solucionar sus problemas concretos de visión présbita. Si decide usar lentes de contacto, las opciones a seleccionar son:

  1. Lentes de contacto con sistema monovisión
  2. Lentes de contacto con sistema multifocal

 

1.- Lentes de contacto – Sistema monovisión

La presbicia también se puede también compensar con lentes de contacto. Para este tipo de compensación las pruebas y adaptaciones personalizadas se realizan con lentillas que normalmente se usan también para la corrección de ametropías como la miopía o hipermetropía.

Para los jóvenes présbitas, en el sistema monovisión con lentes de contacto, el profesional aprovecha la predominancia de lateralidad de la visión del paciente prevaleciendo la visión de cerca en un ojo y la visión de lejos en el otro (generalmente el dominante). De esta manera llegan al cerebro las señales de lejos y cerca y es aquí donde se integran y conseguimos ver correctamente a todas las distancias.

Fuente

Cuando solo existe presbicia y no hay ninguna otra ametropía asociada, se suele adaptar una sola lente de contacto, en el ojo no dominante, positivando su estado refractivo y poder así enfocar de cerca, dejando el ojo dominante sin corrección.

La visión ideal con lentes de contacto adaptadas con sistema de monovisión puede requerir un periodo de adaptación. El cerebro debe aprender de una forma natural a adaptarse a esta situación e integrar esta diferencia de imágenes. Muchos pacientes que utilizan este sistema de lentes de contacto continúan conservando buenas características de visión binocular y en profundidad.

2.- Lentes de contacto – Sistema multifocal

Para las personas présbitas que prefieren no llevar gafas o alternarlas con lentes de contacto, existen también lentillas específicas multifocales que realizan la misma función de visión a todas las distancias, siendo en la actualidad uno de los productos cuya demanda más va creciendo en los establecimientos sanitarios de óptica.

Las lentes de contacto multifocales, en general, proporcionan múltiples puntos de enfoque en la retina permitiendo conseguir nitidez a varias distancias y se presentan en varios tipos de diseños, materiales y modos de reemplazo (diarias, quincenales, mensuales, trimestrales y anuales).

Hoy día existen 2 tipos de diseños principales que son de visión alternante y de visión simultánea:

 

  • Las lentes de contacto multifocales de visión alternante o bifocal incorporan 2 zonas focales diferenciadas, una para compensar la visión de lejos y la otra para compensar la visión de cerca y se presentan con diseño lineal o segmentado horizontal o con diseño concéntrico. En el diseño lineal, más común, es necesario que en posición recta de mirada la pupila se sitúe en la zona superior para la visión de lejos y al leer se sitúe en la zona inferior.

  • Las lentes de contacto multifocales de visión simultánea o progresiva son las más adaptadas para compensar la presbicia. Estas lentillas no presentan ninguna línea o diferencia entre zonas sino que la potencia cambia de forma gradual y progresiva del centro a la periferia de la lente o a la inversa. De esta forma se produce una imagen múltiple de focos o imágenes simultaneas en la retina.

Dependiendo del objeto que estemos observando a larga, media o corta distancia, interpretaremos la imagen predominante que será más nítida. Al igual que con el sistema monovisión, este sistema suele requerir un tiempo de adaptación para mejorar la tolerancia y calidad visual.

Para el éxito en la adaptación de estas lentes progresivas hay varios factores muy importantes:

  • Conocer las expectativas y ser informado claramente de sus ventajas y limitaciones.
  • La dominancia ocular puede determinar qué tipo de diseño es más adecuado.
  • El diámetro pupilar influye en la mejor captación del campo focal.
  • Una buena calidad lagrimal mejora el confort y ajuste de las lentes.
  • La ausencia de alergias o infecciones ayudan a una adaptación exitosa.