Problemas de ambliopía


Ambliopía

La ambliopía u “ojo vago” es la disminución unilateral o bilateral de la agudeza visual, sin una causa orgánica detectable y que se produce durante el periodo sensible o crítico del desarrollo de la visión, generalmente hasta los 6 años de edad, por alteración de este, siendo la causa más común de anomalía visual en niños.

Las causas más frecuentes de ambliopía son:

1.-Ametropía bilateral: la presencia de una alteración refractiva en ambos ojos. La ambliopía es más frecuente en las hipermetropías altas (> +4,0 dioptrías), o astigmatismos elevados (> 3,0 dioptrías).

2.-Estrabismo: en esta patología, la fóvea de un ojo es estimulada por una imagen, y la del otro ojo por una imagen distinta debido a una alteración de los ejes visuales, produciéndose por ello mecanismos adaptativos que llevan a la supresión de la imagen del ojo desviado, y la consiguiente ambliopía de ese ojo, debido a la interacción binocular anormal.

3.-Anisometropía: cuando la alteración refractiva está presente en un solo ojo, o bien en ambos pero de diferente magnitud, si no lo compensamos adecuadamente, se producirá ambliopía del ojo con la ametropía mayor, ya que el cerebro preferirá el ojo sano.

4.-Deprivación visual: al privarse al cerebro de la visión nítida de las formas, este “elige” el ojo a través del cual recibe las imágenes más claras y suprime aquellas que provienen del ojo enfermo. Esto ocurre en casos de alteración de la transparencia de los medios oculares, como por ejemplo, cataratas, opacidades corneales y hemorragias en el vítreo, entre otras.

A través de una evaluación y examen personalizado, el óptico-optometrista puede diagnosticar síntomas asociados a la ambliopía como son los ojos con funcionalidad independiente el uno del otro, la incapacidad de juzgar la profundidad de campo o la visión deficiente, evitando así que deriven en una pérdida parcial o total de la visión.

La edad de inicio del tratamiento es crítica puesto que a mayor edad, menores son las posibilidades de recuperación visual, debido a la menor plasticidad en el sistema visual del niño. Generalmente, pasados los diez años, es más difícil poder tratarla aunque en muchos casos se consigue una aceptable ganancia visual.

Anterior Alteraciones de la presión intraocular
Siguiente El glaucoma