SALUD VISUAL PARA MAYORES


Se calcula que en España, en el año 2025, los mayores de 65 años supondrán en torno al 25% de la población total. A medida que envejecemos aumenta el deterioro fisiológico de todas las estructuras y funciones orgánicas, creciendo los problemas de salud. La visión no escapa de estos deterioros. Precisamente, el 80% de la información que recibimos durante la vida es a través de la visión y en las personas mayores, junto con el oído, el mantenimiento de una función visual adecuada es crucial para su bienestar.

Sin embargo, no se le suele dar el protagonismo y la importancia que realmente tiene. En este sentido, disponer de una buena salud visual es esencial para que las personas mayores mantengan su independencia.

Bien sea debido a problemas fisiológicos, por el envejecimiento de las estructuras oculares o por patologías, la pérdida de capacidades visuales no suele ser consultado a los profesionales con la frecuencia y premura que precisan. La mayoría de los mayores van adaptándose progresivamente a los problemas de visión, bien porque pasan desapercibidos o porque los consideran normales de la edad, mientras que estos van limitando sus actividades y pueden incluso llegar a producirles una discapacidad. En este sentido, se debe tener en cuenta que la pérdida de visión NO es un proceso normal del envejecimiento.
introduccionsaludvisual
Los problemas de visión adquieren una vital importancia en la vida diaria de las personas mayores. Ante la aparición del más mínimo signo de alarma, como visión borrosa, deslumbramientos más frecuentes o potentes de lo normal o disminución de la visión, se debe acudir al óptico-optometrista como profesional primario de la visión para diagnosticar la causa de la alteración y, con ello, poner el tratamiento adecuado lo antes posible. Una visión deficiente es causa de caídas, de miedo a salir a la calle y de falta de relación con el entorno.

Las guías de recomendaciones de salud en las personas mayores aconsejan que, al menos una vez al año, la persona mayor se someta a una revisión ocular. En este sentido, es fundamental que a partir de una cierta edad, la población se conciencie de la necesidad de acudir a revisiones visuales con el óptico-optometrista con mayor regularidad en orden a prevenir estos deterioros y, en su caso, adoptar las medidas adecuadas para mejorar la función visual.

2 Comentarios