Visión y deporte: 4 consejos a tener en cuenta para proteger tus ojos


kiting-638191_640
Las vacaciones de verano son el momento ideal para poner en práctica todo aquello que hemos deseado hacer durante todo el año y que, por motivos académicos, laborales y/o ambientales no hemos podido poner en práctica. Buena temperatura, descenso de precipitaciones, mayor tiempo de ocio disponible…

Los deportes al aire libre se convierten en una de las opciones más recurrentes, como el fútbol, el running, baloncesto, tenis pádel… a las que se suman las modalidades recreativas acuáticas, como natación, esquíes acuáticos o piraguas, entre otros.

A continuación os ofrecemos 4 consejos para que tus ojos no sufran durante este verano al realizar prácticas deportivas:

  • En deportes en los que se utilizan raquetas, pelotas, canastas, porterías o cualquier otro elemento contra los que podríamos chocar, es necesario que llevemos una protección ocular adecuada, tanto más si nuestra agudeza visual no es la adecuada y no estamos acostumbrados a portar lentes de contacto. De esta manera se evitarían la mayoría de accidentes por traumatismo ocular. Puedes acudir a tu óptico-optometrista de confianza para pedir información acerca de estas gafas especiales para la práctica de actividades deportivas.
  • ¿Amante del running? ¡Utiliza unas gafas de sol de calidad! Los rayos ultravioletas del sol puede provocar efectos dañinos en la visión, pudiendo incluso motivar la aparición de quemaduras en párpados, córnea y retina. Si no llevamos unas buenas gafas de sol que nos protejan adecuadamente y bloqueen esta radiación nociva tanto al correr como al practicar deportes al aire libre en determinadas horas del días, cuando el sol está en sus horas más críticas, estaremos en riesgo de sufrir cataratas prematuras. Además, utilizando este tipo de gafas que cubran toda la zona de los ojos, evitaremos que se cuelen posibles partículas del ambiente, motas de polvo o pequeños insectos, que podrían entrar en el ojo y dar lugar a infecciones.
running
Utiliza gafas de sol de calidad cuando vayas a correr, para impedir que los rayos nocivos del sol lleguen hasta los ojos
  • A la hora de nadar, es aconsejable no utilizar lentes de contacto bajo el agua o utilizar lentes desechables diarias, por el posible contagio con bacterias al entrar en contacto estas con el agua. Además, en ciertas piscinas puede haber una cantidad de cloro más alta de lo normal, lo que perjudicaría negativamente a los ojos provocando, por ejemplo, irritación, sensación de quemazón o conjuntivitis. Para ello, es fundamental adquirir unas gafas especiales de natación que cubran toda la superficie ocular y que no dejen pasar ninguna gota de agua. Además, existe la posibilidad de graduarlas, para compensar el defecto refractivo que poseas.
  • Si nuestra pasión es navegar a través del mar, ya sea mediante pequeñas embarcaciones de recreo, kayaks, piraguas o esquíes acuáticos, debemos tener en cuenta que el agua refleja aproximadamente un 20% de los rayos nocivos del sol. Para paliar este exceso de luminosidad, es indispensable utilizar gafas de sol de calidad, y que sus lentes, preferiblemente, lleven filtros polarizados. Este tipo de filtro es capaz de bloquear esta radiación, además de ofrecer un mayor contraste visual y respetar los colores naturales de las imágenes.
Kayak
El agua refleja aproximadamente un 20% de los rayos nocivos del sol. ¡Usa gafas de sol de calidad!

¿Quieres obtener más información? Acude a tu óptico-optometrista y visita nuestro Facebook, Twitter y YouTube.

Anterior Guía básica para entender el Índice de UV Solar Global
Siguiente Alimentación y salud visual