10 signos que indican problemas de visión en la infancia y adolescencia


Con la llegada del nuevo curso escolar los menores de primaria y secundaria someten su visión a un elevado número de tareas, como leer y estudiar, además de jugar con videojuegos o hacer un uso excesivo de móviles, haciendo que sus ojos trabajen a pleno rendimiento durante toda la jornada, a veces, con mayor demanda de recursos visuales de los que están preparados.

Cuando esto se produce y si, además, existe alguna anomalía visual refractiva como la miopía, hipermetropía o astigmatismo o problemas de visión binocular como la fijación u acomodación, que no han sido detectadas ni compensadas, pueden aparecer problemas de rendimiento, astenopías y bajo desarrollo lectivo.

Es necesario que los padres, madres, tutores o profesores identifiquen y detecten diversos patrones que indican que los menores puedan sufrir alteraciones visuales, para poder compensarlas a tiempo y evitar así futuras consecuencias negativas en la visión.

A continuación, agrupamos diez signos que pueden advertir la existencia de algún problema de visión en la infancia y adolescencia:

 

1) Visión borrosa

  • Se queja de problemas para ver bien lo que se escribe o proyecta en la pizarra o en la televisión.
  • Cuando realiza actividades de cerca ve doble o borroso ocasionalmente.

Visión borrosa

2) Alineación ocular

  • Desvía un ojo y/o se queja de visión doble constante o intermitente
  • Se tapa o guiña un ojo ocasionalmente para poder ver mejor con el otro.
  • Malestar, mareos o visión doble al ver una proyección 3D.

 

 

3) Dolor

  • Dolores de cabeza frontales, náuseas o mareos por la tarde o después de realizar una tarea de cerca.

jaqueca estudiante

4) Muecas

  • Cejas fruncidas, parpadeo excesivo u otras deformaciones faciales cuando lee.

 

5) Mala lectura

  • Falta o baja comprensión de la lectura para su edad.
  • Vocalización en voz baja durante la lectura, constatada por el movimiento de los labios.
  • El niño al leer sigue el texto con el dedo, mueve mucho la cabeza o la tuerce.
  • Omite o añade palabras al leer y/o se salta de renglón.

Lectura dedo

6) Bajo rendimiento

  • Falta de interés por la lectura o pérdida del hilo de la lectura.
  • Giros extraños de las palabras y dificultad para recordar lo que ha leído.

 

7) Fotofobia

  •  Sensibilidad exagerada a la luz.

 

8) Irritaciones

  • Parpadeo y/o lagrimeo excesivo, ojos rojos o hinchados y frotamientos frecuentes de los ojos.
  • Fatiga constante, nerviosismo o irritabilidad después de una tarea de cerca.

 

9) Posturas anormales

  • Inclina, gira o ladea la cabeza o la espalda al fijar la vista en alguna actividad.
  • Se acerca mucho al libro, móvil, tablets, ordenador y/o TV.
  • Se observa una rigidez corporal cuando quiere mirar los objetos de lejos.

posturas

 

10) Motricidad

  • Pasos falsos y caídas frecuentes o avanza la cabeza para ver mejor.
  • Baja coordinación ojos-mano (p.e. dificultad al atrapar una pelota)

 

Esta es solo una pequeña lista de los síntomas más comunes que pueden ayudar a detectar problemas de visión durante las primeras etapas en niños y adolescentes. Ante la presencia de estas u otras anomalías, es fundamental acudir a una revisión visual con el óptico-optometrista, con el fin de identificar estos problemas y frenar su posible evolución.

 

Jorge L. Maguilla Aguilar

Óptico-Optometrista

Colegiado COOOA 3.337

 

Anterior Verano y lentes de contacto: cómo utilizarlas sin riesgos para la salud visual
This is the most recent story.