Gafas de sol y patologías oculares


En el caso de sufrir alguna patología degenerativa ocular, es posible que la prescripción de un filtro solar convencional no sea suficiente. En esta situación, es necesaria la recomendación de un filtro de absorción selectivo que neutralice y bloquee la luz azul o de longitud de onda corta, además de los rayos ultravioletas. Además, en los días nublados el índice de radiación UV puede ser igual o mayor que en días soleados, debido a la dispersión que sufre esta radiación a través de las nubes. Es por ello que se debe extremar la precaución tanto en días en los que el sol esté presente, como en los que haya mayor presencia de nubes.

Dependiendo de la patología ocular (Degeneración macular, patologías corneales, desprendimiento de retina, cataratas, atrofia óptica, glaucoma, retinosis pigmentaria, albinismo…) existen filtros, denominados terapéuticos, con diferente corte de longitud de onda que resultan muy efectivos. Para su utilización es necesaria la prescripción de un profesional cualificado. Los ojos con determinadas patologías son hipersensibles a determinadas longitudes de onda, la luz habitual les deslumbra, los contrastes se difuminan y la agudeza visual disminuye.

Los filtros terapéuticos protegen la retina y evitan que la degeneración macular aumente. También están indicados en personas que padecen sensibilidad al deslumbramiento, fotofobia, visión borrosa, pérdida de sensibilidad al contraste y dificultad para adaptarse a cambios bruscos de niveles de iluminación.

El 95% de personas que usan filtros, aseguran que son beneficiosos en cuanto al confort visual, contraste de las imágenes y rápida adaptación a los cambios de iluminación.

El Óptico-optometrista recomienda adquirir todo tipo de filtros o lentes oftálmicas solares bajo su prescripción y en establecimientos que cuenten con un control y una homologación sanitaria adecuada.

 

Anterior Conducción y permiso de conducir
Siguiente Gafas de sol en zonas costeras