¿Haces una adecuada protección solar ocular con tus hijos?


Sabemos que es de obligado cumplimiento el proteger la piel de nuestros hijos e hijas con crema solar contra la radiación ultravioleta, pero nunca pensamos que esta misma radiación ultravioleta les puede dañar los ojos.

Pues sí. La radiación UV afecta 7 veces más a los ojos infantiles que a los de los adultos. Sus estructuras oculares no terminan de formarse hasta los 12 años, aproximadamente, por lo que el daño de radiación solar acumulativo en los ojos es mayor en la infancia.

En otras ocasiones pensamos que con las primeras gafas de sol que nos encontremos en casa o con unas gafas adquiridas en cualquier quiosco o mercadillo podemos proteger los ojos de nuestros hijos cuando vamos a la playa o a la piscina en verano y solventar la situación o su antojo.

Sin embargo, esta situación dista bastante de la realidad. Debemos tratar este producto tal y como es, un artículo óptico de protección que debe estar homologado y que necesariamente debería contar con el control y asesoramiento profesional del óptico-optometrista, que recomendará las más adecuadas.

A continuación ofrecemos una serie de consejos y recomendaciones para que puedas proteger adecuadamente a tus hijos de los rayos nocivos del sol durante los meses de verano, cuando se observa una mayor incidencia y también durante las épocas de primavera y otoño cuando la incidencia solar sea más fuerte. ¡Síguelos!

Protege a niños y adolescentes no solo en días soleados, sino también cuando existan nubes
  • Los bebés menores de 6 meses no deben ser expuestos nunca al sol ya que incluso no hay protectores solares que les puedan proteger.
  • Entre los 6 meses y 3 años la mejor protección es la sombra. No deberían ser expuestos al sol cuando la radiación UV supere el nivel 5.
  • A partir de los 3 años, equipa a siempre a tus hijos gafas con de sol infantiles homologadas que bloqueen la radiación ultravioleta al aire libre, independientemente si el día está nublado.
  • Hasta los 12 años se deben tomar medidas especiales de protección solar e incluso no deberían ser expuestos al sol cuando la radiación UV supere el nivel 7.
  • Elige sus gafas de sol (y las tuyas) a través de canales especializados como establecimientos sanitarios de óptica, que cuentan con el asesoramiento profesional sanitario del óptico-optometrista. ¡Huye de mercadillos y gafas de sol de juguete!
Evita las horas centrales del día, ya que suelen ser cuando los rayos del sol inciden en mayor medida en la superficie
  • Opta adecuadamente por la categoría o el tipo de filtro que debe llevar las gafas de sol, dependiendo la actividad que vayáis a realizar. Cada una tiene sus propias características destinadas a hacer más agradable y confortable determinadas tareas desde el ámbito visual.
  • Las gafas deben tener marcado CE, contar con unas lentes resistentes a golpes, caídas y rayones, capacidad de filtrar la radiación UV nociva y ser ópticamente neutras, sin distorsiones. Además, procura que los materiales con los que estén fabricadas sean blandas y no contengan aristas que puedan dañar la zona ocular por algún accidente.
  • Procura evitar la exposición directa al sol entre las 12:00 y las 16:00 horas de la tarde, cuando se observa una mayor incidencia de rayos UV. Viste a tus hijos con gorras o viseras y siempre utiliza sombrilla en playas y piscinas para seguir reduciendo esa incidencia de rayos ultravioletas.

    Adquiere tus gafas de sol en establecimientos de óptica
  • Observa las indicaciones de radiación UV en las aplicaciones del Tiempo. En general, a partir de un nivel 3 ya se deben usar gafas de sol homologadas. A partir de un nivel 6 tomar medidas especiales de protección y a partir del nivel 8 extremar las precauciones o no exponerse al sol.
Acude a las revisiones periódicas con el óptico-optometrista para detectar posibles anomalías visuales

Teniendo en cuenta estos consejos y aplicándolos, las posibilidades de que tus hijos estén expuestos a la radiación nociva solar y que aparezcan problemas oculares y visuales o daños que se acumularán irreversiblemente se reducen considerablemente. Además, recuerda acudir periódicamente a las revisiones con el óptico-optometrista para detectar posibles anomalías refractivas o funcionales en su visión. ¡Somos tu optometrista!

 

Jorge L. Maguilla Aguilar

Óptico-Optometrista

Colegiado COOOA 3.337

 

Anterior Ópticos-Optometristas andaluces advierten que los rayos UV afectan siete veces más a los ojos de los niños que a los de los adultos
This is the most recent story.